viernes, 27 de abril de 2012

De romería...

Vamos de Romería ... 

25 de Abril. San Marcos en A cadeira. Lugo.
A Cadeira es una pedanía del concejo de Trabada que pertenece a la comarca de la Mariña Occidental y cuenta con una superficie de 82 kilómetros cuadrados.
Allí se celebra una Romería en Honor a San Marcos , una Feria anual, siendo de las más antiguas de la comarca y en la que la feria de ganado y las comidas al aire libre
 atraen a cientos de personas.
Personas de la comarca, se reunen en sus improvisadas carpas para almorzar, estando allí hasta la noche, 
amenizado por orquestas, y en fin,además de religiosa,es una fiesta familiar  para pasarlo bien, sin más.. Antiguamente era una feria de ganado muy importante, donde se compraban reses, caballos, etc.


Iconografía de San Marcos.(wikipedia)


Aquel día amaneció con un   fuerte vendaval, o ciclo génesis explosiva, 
como es denominado ese fenómeno meteorológico. 
Las carpas que llevaban preparando los vecinos para aquel día
estaban con la estructura destrozada, y los plásticos
 volaban por todo el recinto.
Pero ellos no estaban dispuestos que nada ni nadie, arruinara su día.
así que entre todos, consiguieron enderezar algunas, y se repartieron entre las otras,
todas ellas de vecinos y conocidos.


Camino A cadeira, un lugar rodeado de naturaleza, reserva de la biosfera.



Tras la misa y la pequeña procesión, comienza la orquesta, y la gente va a los improvisados chiringuitos, a tomar el vermut,
Allí también está el puesto de tiro al blanco, y pulperías de Lugo y Villalba, donde uno puede sentarse..
A pesar de  del viento infernal y la intensa lluvia, en el interior de las carpas tamizadas por el color de la lona hace calor,  el ambiente es ruidoso y afable.
 En largos bancos nos sentamos y empezamos a comer el lacón,
 luego el churrasco y el pulpo,
postres (tarta de Santiago, arroz con leche, etc,  además de un riquísimo café de puchero, servido en una tetera metálica. Estaba todo muy bueno, en su punto y francamente económico. La gente está contenta, y a pesar de su rudeza, 
una vez que te conocen, son solidarios y amigables,
 con esa retranca gallega, irónica y mordaz...
Con cada golpe de aire los jóvenes hacen la ola diciendo: OOOHHH y todos nos reimos, como si fuerámos una gran familia...
Ya casi son las seis, nosotros volvemos a casa y tomamos un café 
con unos amigos que nos encontramos allí... 
Son las ocho de la tarde y el viento ha parado, el sonido se apaga y la noche cae con 
todo el peso de su silencio.








fotografía digital. Rosa Prat.







La orquesta Abanico, está  amenizando la velada, cuando paran ponen música, y luego siguen hasta bien entrada la madrugada.
A pesar de la lluvia y el viento, la gente se desplazada cada año, como un rito, y vuelven a encontrase con viejos amigos.

Ambiente general.



Parrilla de churrasco y chorizos criollos, con carbón.

Además del género (muy bueno) el cocinero, tiene que saber darle el punto de fuego y dorado.





La carne del churrasco se adoba la noche anterior, para que está más blanda.


Las pulpeiras, en este caso de Villalba, trabajan sin descanso.




Y sin duda el resultado es espectacular: El pulpo a feira.








Una ración sobre tablas de madera.





Aquí mi amigo Carlos Rivas, siempre que lo escucho me recuerda a esas fabulosas orquestas gallegas, que tocan tanto pasodobles, como salsa, rock....








Este tema casi siempre lo tocan....





Nos volveremos a ver  el año que viene en este perdido y mágico lugar.








FOTOS; TEXTOS: ROSA PRAT