martes, 8 de octubre de 2013

¡Caracoles!





Los caracoles son moluscos gasterópodos.
terrestres o marinos.
Su nombre proviene del latín "cochlea" (concha)
Son hermafroditas, pero necesitan pareja para aparearse,
 lo cual hacen una vez en su vida, 
tal por eso sea que se aparean durante 12h o más.



En el caso de los caracoles manzana si existen  dos sexos.


En el invierno se meten en su concha y segregan un tipo de mucosidad 
que los aisla del frío. llamado opérculo.
al salir el sol, salen, de ahí la famosa canción..


Suelen vivir unos cinco años, aunque por ejemplo el caracol Africano, de gran tamaño, vive muchos más.


En México el caracol fue casi un dios, Nanahuatzin, cuya leyenda cuenta que se convirtió en luna.

De todos es conocido su uso empleado para piel. aunque esto ya me parece exagerado....

Pero vamos a centrarnos en sus cualidades culinarias...



Se que a mucha gente le parece horrible eso de comérselos, 
por ejemplo en Galicia, la gente no los quiere, y les da asco.





El remedio para que no se coman las hojas de las huertas es un antilimaco, unos polvos que se echan cerca de las plantas, siendo dañinos, para animales de compañía, el sistema ecológico, es llenar botellas con cerveza enterrada, y que caigan allí los caracoles.


En el sur, Madrid, Cataluña, etc, sin embargo su consumo se remonta a la edad del bronce, siendo los romanos los que lo usaban  incluso como remedio medicinal,
para el estómago y la tos.
Contienen aminoácidos y su carne apenas tiene grasa,tienen además proteínas, es fácil digestión, sano y nutritivo.

en España en caracol común o marrón Hélix aspersa, es comestible, aunque es más apreciado el serrano.

Si resultan indigestos, es por que se han limpiado mal, a su preparación o la alimentación de estos, por los que son valorados los que provienen de las granjas dedicadas a Helicicultura.









RECETA:

Es básico tenerlos de tres a siete días comiendo harina o pan, tomillo, etc
para que se limpien, en un cubo tapado, pero que respiren.
Una vez pasado este tiempo, se les pone agua fría, sal gorda y vinagre
se empiezan a lavar para que suelten toda la baba, removiéndolos,
y aclarándolos, hasta que queden limpios.
Se les pone  a cocer en agua fría, ajo y laurel,
desespumar, durante unos 20-30 minutos.
(guardar algo del caldo retirando los ajos enteros y el laurel)
se reservan y se hace la salsa.
Ingredientes salsa:
1 cebolla grande
4 pimientos verdes
aceite
chorizo
Jamón serrano
1/2 morcilla
tomate frito
un poco de guindilla (al gusto)

Se fríe la cebolla, el chorizo,cortado,el jamón etc, hasta que esté pochado, luego se añade el caldo y los caracoles, dejando que ligue durante unos 20 minutos, se rectifica de sal, y ya están





Se lavan bien, removiéndolos , hasta que queden limpios



Aquí echando la espuma.


 Nuestro buen amigo,Carlitos,  amablemente se puso el delantal, para hacernos los caracoles que cogimos hace unos días..

Así se ven de otra manera, es muy importante limpiarlos bien, sin prisa.


Al empezar a cocer, empieza la revolución...

picando la cebolla.

La salsa casi lista
Cuando ya esté lista la salsa, se añaden los caracoles

Y ya está listo.




Maru puso las hojitas de laurel, para adornar, os puedo asegurar que  con un palillo y un poco de vino y pan disfrutamos con su compañía y por supuesto de este manjar, menospreciado, quizá en estos tiempos.





El caracol es además un palo del flamenco, y quién no recuerda a Manolo Caracol...