sábado, 5 de noviembre de 2016

Arcimboldo

Giuseppe Arcimboldo.
Autorretrato Arcimboldo
(1527-1593). Nacido en Milán.(Italia)
comenzó haciendo cartones y vidrieras con su padre, 
del cual aprendió el oficio.
Llamado por el emperador Fernando I, 
se trasladó a Praga, 
trabajando para la corte cómo retratista. 
También trabajó para Maximiliano II y Rodolfo II.
Renacentista- Marianista, cómo suelo ser clasificado,
Dotado de gran habilidad para el dibujo, 
y no sólo eso, pues en poco tiempo
Fue consejero de eventos e inventor.






Uno de sus retratos en la corte. Archiduquesa Magdalena de Austria.



Su desbordante imaginación le llevó a hacer cosas que la gente no entendía.
Por petición real, hizo diseños de carruajes,  y una serie de escenografías,
 así cómo cuadros sobre el mismo tema, las estaciones, los cuatro elementos.
 Más bien parecía un juego a ver quién adivinaba el personaje representado
 o el motivo, que el transformaba en flores o frutos.






Diseño de carruaje. Dibujo  para los eventos y fiestas de la corte.





Diseño de disfraz.


Poco a poco su estilo y manera de pintar fue evolucionando. 
Podemos ver la minuciosidad
de sus cuadros, y cómo quizá sin darse cuenta 
estaba abriendo un nuevo camino:
El de las ilusiones ópticas, el anaformismo.
incluso del surrealismo o dadaísmo.



El sentido del olfato





De sus más famosos cuadros son los que componen las cuatro estaciones, donde con los colores y frutos y flores de cada estación, crea unos personajes, irreales, y sorprendentes.
Lo son también las series sobre los cuatro elementos, tierra, mar, aire y fuego.
Menos conocido que el Bosco, su aportación artística 
fue valorada siglos después, cuando en los años treinta
del siglo pasado, el fundador y director del Moma de Nueva York, lo redescubre,




LA TIERRA- De la serie los cuatro elementos




Al ver sus pinturas  de cerca se aprecia el elaborado trabajo
 y detalle de las especies botánicas que lo componen.

DETALLE DE LA TUNICA DE CASSANDRA

Otra de las características de algunas de sus obras, 
era que podían verse invertidas, 
un bodegón se convertía en un hombre rechoncho
 con barba de nabos
al girar el lienzo.
invitándole a mirar
y sobre todo a imaginar.

Yo creo que Giuseppe, quería jugar con el espectador.


El jardinero vegetal.




En este clásico bodegón podemos apreciar este efecto.
En el siguiente, que donde parece haber un asado, asoma
la cabeza de un viejo cocinero, cuyo rostro está compuesto por 
cerdos, conejos, caracoles. etc.


EL COCINERO

Abandonó la corte, estando ya Rodolfo II, 
marchándose de Praga,
 de nuevo a  Milán, 
donde falleció años después.




El bibliotecario (223x315)


He elegido, este cuadro, El bibliotecario, porque me recuerda a algunos 
cuadros de Picasso, Dalí, 
incluso de artistas del collage,
los cuales se inspiraron en este enigmático y singular
pintor, que en su tiempo fué capaz de saltarse las normas
y encontrar su propio estilo.

La mujer del buen gusto (1.566)


ME HE DEJADO MUCHAS EN EL TINTERO,
PERO QUERÍA MOSTRAR ALGUNAS DE SUS OBRAS MENOS CONOCIDAS.
........................................................
Dibujo digital de Rosa Prat (www.rosaprat.es)  sobre Giuseppe Archimboldo.


Me he atrevido a hacer, con su permiso, un retrato de él.
Un dibujo digital sobre uno de sus autorretratos hechos a plumilla
con elementos de sus propios cuadros
con el propósito de hacerle un homenaje,
y cómo no, jugar.




Una recreación de sus obras en 3D. El otoño.




NOTA: LAS IMAGENES DE INTERNET, DE WIKIPEDIA Y OTRAS WEBS.
TEXTO: Rosa Prat.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada