lunes, 10 de octubre de 2011

El Otoño y el Madroño

EL MADROÑO

(Arbutus Unedo)
Es originario del Mediterráneo ,  Europa occidental e Irlanda


Fotografía: Jose Angel Rodriguez
Es un arbusto perenne, de 5 a 15 m. de altura, su uso básicamente es ornamental por el color de sus frutos, sus bayas permanecen mucho tiempo en el árbol, por lo que pueden llegar a fermentar aumentando así su contenido alcohólico. No deben comerse muchos, pues provocan dolor de cabeza. sus frutos fermentados se usan para hacer un vino que destilado da lugar a un Brandy. Es antiséptico, antiflamatorio, baja los niveles de azúcar 
y colesterol en sangre.


El madroño nos recuerda a Madrid y
a su famosa escultura en la puerta del sol
del oso y 
el madroño.
En realidad parece ser que no es un oso , si no una osa.
El escudo era un oso a cuatro patas,
pero en 1.222,  los clérigos se 
enfrentaron al concejo, 
por el uso de estos de sus pastos, y 
tras una sentencia 
dictada por AlfonsoVIII ,
cedió los bosques 
al concejo, y los pastos al clero, siendo en aquella 
época la caza abundante, y cómo
símbolo de sus nuevas posesiones, 
pusieron al oso erguido en sus dos patas, sobre el Madroño, 
es decir, el Madroñero, que es el nombre del arbusto, 
cuyas primeras sílabas coinciden con el de la ciudad.
También se ha descubierto que no era un madroño, 
si no un almez, que tiene también frutos rojos 
y era común en la zona.



El celtis Australis o Almez. Lámina botánica.







"Donde regresa siempre el fugitivo......Pongamos que hablo de Madrid"







ARCHIVOS DE MADRID ANTIGUO.
                                                





......................................................................................................................
Me llegan viejos recuerdos de aquél Madrid en blanco y negro de mi niñez,
 sus calles bulliciosas, el olor a calamares, las viejas bodegas con sus aromas a vino,
su cielo azul, la alegría de sus gentes, las fotos de mi padre en vespa con mis hermanos en el sidecar. 
Aquél hombre jorobado con sus manzanas de caramelo, esa ciudad amable y abierta...
Los novillos del instituto, callejeando la cava baja, sus mercados, el palpitante ritmo.
 El Madrid de Tierno Galván, y aquellos colores del rastro.
Añoro esa algarabía, esa ciudad donde siempre hacías algún amigo, 
ese paraíso dormido en mis  sueños...


 RECETA: 
Espuma de Madroños

             
Batir el huevo en un cuenco con el azúcar y la maicena. 
Agregar la leche caliente y cocinar 1 1/2 minutos 
a potencia máxima removiendo 2 veces.
 Dejar enfriar.
Lavar los madroños y escurrir 
en un colador. 
Reservar 4 madroños para adornar ,
 pasar el resto por la batidora 
junto con el licor, los bizcochos 
desmenuza dos y la vainilla.
 Mezclar el puré con la crema fría 
y agregar la nata. 
Repartir en copas, adornar con los madroños .
 Espolvorear con el coco. 
Servir frío.
                            

 (Receta de Cocinavino.com)









La silueta del oso y el madroño  bajo el prisma de Javier Bedrina.
http://www.bedrina.com/
GRACIAS





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada